Preocupante caso de Botulismo en un Perro

Locales 18 de enero de 2018 Por
Se haría detectado durante la semana. El animal habría tomado contacto con restos de pescados limpiados por unos vecinos. Se recomienda extramar las medidas de seguridad ante posibles enfermedades que pudiesen darse en peces que se encuentran afectados por las bajantes del agua en lagunas bajas y canales
ar2914_botulismoenperro04

En las últimas horas, el médico veterinario Oscar Gil - lo anunció a través de una entrevista con Alejandro Albornoz Villagra-, detectó botulismo en un perro que se encontraba muy bien cuidado y alimentado. Al parecer, el animal había comido restos de pescados que habían limpiado unos vecinos - sería lo único raro que habría consumido-. Se recomienda extremar las medidas preventivas para evitar nuevos contagios, especialmente a los pescadores no pescar en lagunas donde hayan muchos peces muertos debido a las notorias bajantes de las mismas y los canales. En cuanto al consumo de alimentos envasados se aconseja evitar las latas golpeadas o dañadas.

De qué se trata?

El botulismo es una toxina nerviosa paralizante, considerada una de las sustancias más potentes y letales del mundo. Es producido por la bacteria Clostridium botulinum y a veces por cepas de Clostridium butyricum y Clostridium baratii. Las bacterias en forma de varilla se encuentran comúnmente en el suelo y sedimentos de lagos, ríos y océanos.

Prosperan en condiciones de bajo nivel de oxígeno, como alimentos enlatados, heridas profundas y el tracto intestinal, pero cuando están amenazadas forman esporas protectoras con un revestimiento duro que permite a las bacterias sobrevivir durante años.

El peligro no viene de las esporas sino de lo que producen al germinar. A medida que crecen las bacterias C. botulinum, crean ocho tipos de neurotoxinas que son tan mortales, incluso las cantidades microscópicas pueden matar.

Esta toxina nerviosa mortal es también la fuente de botox, una solución cosmética líder para mejorar las arrugas, y para condiciones médicas tales como migrañas y sudoración excesiva. Inyectar cantidades minuciosas y muy diluidas de la toxina en un músculo bloquea las señales nerviosas que indican que el músculo se contrae. Eso debilita temporalmente el músculo, alisando así la arruga o el dolor que causa la contracción.

¿Cuáles son los síntomas?

Debido a que la toxina del botulismo paraliza los músculos, los signos tempranos y clásicos de la enfermedad son los párpados caídos y visión borrosa o doble, boca seca, dificultades para hablar y dificultad para tragar. Si no se trata, puede traer parálisis de los músculos de los brazos, las piernas y el tronco, que afecta la capacidad de respirar.

Los bebés infectados con el botulismo se alimentarán poco y parecerán letárgicos, tendrán un llanto débil y un tono muscular insuficiente. También pueden estar estreñidos.

El botulismo no causa fiebre, y los afectados generalmente están alerta y conscientes de su entorno.

¿Cómo se trata el botulismo?

A menos que de haya una causa clara, como la comida obviamente contaminada, los médicos primero descartan otras enfermedades que pueden imitar los síntomas del botulismo, como el accidente cerebrovascular y la enfermedad de Lyme.

Una vez confirmado el botulismo, puede tratarse con una antitoxina y, en algunos casos, con antibióticos. Si se administra la antitoxina antes de que se complete la parálisis, ayuda a acortar la recuperación, que implica que vuelvan a brotar las terminaciones nerviosas motoras. El paciente puede ser hospitalizado si necesita apoyo como un respirador, durante semanas o meses hasta que mejore la parálisis. En algunos casos, la debilidad muscular y la falta de aire pueden durar años.

En Perros

El botulismo una rara pero seria enfermedad paralítica en perros, relacionada a la ingestión de carne cruda y animales muertos. Comúnmente, los síntomas se ven dentro de unas pocas horas a seis días luego de comer carne de animal infectado con neurotoxina preformada de Clostridium botulinum tipo C. Esta neurotoxina causa debilidad diseminada, comenzando por las extremidades posteriores y ascendiendo por el tronco, las extremidades anteriores y el cuello. El siguiente síntoma es la parálisis de las cuatro extremidades.

Los perros generalmente son resistentes a los efectos más severos de Clostridium botulinum tipo C. Los perros levemente afectados pueden recuperarse luego de un periodo de varios días con tratamiento de soporte. Sin embargo, los perros con dificultades para respirar requerirán monitoreo y cuidados intensivos. En casos severos, la parálisis puede afectar la capacidad para respirar, matando al animal afectado.

SÍNTOMAS

- Debilidad repentina y en difusión, comenzando en las patas traseras y ascendiendo hacia el tronco, las extremidades anteriores y el cuello.

- Debilidad severa de las cuatro extremidades o parálisis de todas las extremidades (la cual ocurre dentro de 12 a 24 horas del comienzo)

CAUSAS

Clostridium botulinum tipo C neurotoxina preformada, ingerido en carcasas de animales muertos o en alimentos crudos.

DIAGNÓSTICO

Usted deberá entregarle a su veterinario un historial detallado de la salud de su perro, el comienzo de los síntomas y posibles incidentes que hayan producido esta condición, tales como el contacto con carne cruda o animales muertos.

Su veterinario realizara un examen físico completo de su perro, con exámenes estándar, incluyendo: perfil bioquímico, hemograma completo y urianálisis. También se tomarán muestras de sangre para testear la toxina botulínica en el suero. Del mismo modo, su veterinario tomara una muestra de heces o vómitos para examinar la toxina. Pueden tomarse radiografías del pecho de su perro para chequear la salud de los pulmones y del tracto digestivo alto, ya que esta toxina puede causar parálisis de los músculos respiratorios.

TRATAMIENTO

Usted deberá entregarle a su veterinario un historial detallado de la salud de su perro, el comienzo de los síntomas y posibles incidentes que hayan producido esta condición, tales como el contacto con carne cruda o animales muertos.

Su veterinario realizara un examen físico completo de su perro, con exámenes estándar, incluyendo: perfil bioquímico, hemograma completo y urianálisis. También se tomarán muestras de sangre para testear la toxina botulínica en el suero. Del mismo modo, su veterinario tomara una muestra de heces o vómitos para examinar la toxina. Pueden tomarse radiografías del pecho de su perro para chequear la salud de los pulmones y del tracto digestivo alto, ya que esta toxina puede causar parálisis de los músculos respiratorios.

VIDA Y GESTIÓN

La prevención de esta enfermedad es más fácil que el tratamiento. No permita que su perro coma carne cruda o animales muertos. Si usted vive en un área rural, donde existe la posibilidad, usted deberá estar en guardia, revisar su propiedad regularmente por la presencia de animales muertos. Además usted debe siempre alimentar a su perro con alimentos completamente cocidos.

Imagen Ilustrativa