Cada vez más deportistas aficionados y profesionales practican kitesurf en la laguna de Melincué

Regionales 07 de febrero de 2022 Por Tomás Del Popolo
Por los vientos y el agua, el conocido espejo del sur santafesino se está convirtiendo en el preferido de los "kiteros".
imagepng (10)

A principios de la década de 2000, un grupo de aficionados al kitesurf comenzó la práctica de ese deporte extremo en la laguna de Melincué. Previo a ello, durante la década del 90, fueron "fanáticos" del windsurf. Hoy ya está consolidado ese espejo de agua, ubicado a 117 kilómetros de Rosario, como uno de los mejores lugares de la provincia para el kitesurf. Todo ello gracias a la calidad del clima y también de los vientos además del agua. Centenares de “kiteros”, de todas partes de la región, desfilan por allí y brindan un espectáculo imponente como el que brindaron este fin de semana.

El kitesurf es un deporte extremo de deslizamiento sobre el agua en el que el viento propulsa una cometa de tracción (kite, en inglés) unida a tu cuerpo mediante un arnés, para que navegues en una tabla sobre las olas (wave riding) o realices maniobras en el aire. Es un deporte extremo con lo cual hay que tomar los recaudos necesarios, contó el instructor aficionado Armando Senese.

La laguna de Melincué, ubicada en el departamento General López, tiene alrededor de 12 mil hectáreas en la actualidad aunque en su momento más duro, y afectada por las graves inundaciones que padeció a lo largo de su historia, llegó a tener 32 mil hectáreas. Padeció graves inundaciones y quizás la peor de todas fue en abril de 2017.

Al lado del viejo hotel balneario Melincué, habilitado en 1933, funciona la escuela de kitesurf. Del viejo hotel quedan apenas unos paredones a punto de derrumbarse pero que curiosamente concitan la atención de centenares de visitantes que cada fin de semana van a recorrer el viejo edificio. Hoy con la gran sequía la laguna bajó cuatro metros con respecto a 2017 y se encuentra en los valores que tenía en 2012.

La práctica de Kitesurf comenzó a principio de 2000 y previo a ello se conocía a la laguna como el lugar apto para el windsurf; precisamente porque en ese lugar es muy común y frecuente que haya vientos acordes para la práctica de deportes de este tipo.

Armando Senese fue guardafauna de la laguna de Melincué, realizó diversos trabajos audiovisuales y es un excelente fotógrafo que tiene un archivo impresionante en formato papel y digital. Es además instructor aficionado de Kitesurf; un deporte a que le dedica varias horas de la semana.

“Los comienzos del kitesurf en la laguna de Melincue fueron por el 2000. Eran dos o tres adelantados inexpertos sin tener casi noción del uso y además los kites no brindaban seguridad. En el año 2009 se popularizo y fue un boom”, dijo Senese y agregó que “hoy ya con expertos dando clases y otros sistemas de seguridad hay muchas más personas que se animan a practicarlo”.

imagepng (11)

Entrada libre y gratuita

 

En una de las islas que rodeaban al viejo e histórico hotel Balneario Melincué, y que desde el año 1975 quedó inhabilitado por el avance de las aguas, funciona una de las escuelas de kitesurf. Centenares de deportistas aficionados y algunos profesionales se congregan durante los fines de semana en ese lugar para practicar kitesurf. Obvio; los días que las condiciones climáticas lo permiten.

Senese contó que “no se paga entrada al predio. La escuela de Kitesurf Melincué ha colocado tachos para residuos en parte de la entrada y la costa y le solicitó a los visitantes que si traen envases se los lleven. Por lo general toda la gente de kite es ambientalista y amante de la naturaleza. Eso sucede con casi todos los kiteros del mundo”.

El sábado pasado Armando contó que “había unos 60 kites entre tierra y el agua. Además de gente que se acercaba al predio para preguntar por la actividad o tomar fotos. Desde lejos o cerca no deja de ser curioso o un espectáculo a la vista de los visitantes”.

imagepng (12)

FUENTE: lacapital.com.ar

Te puede interesar