El conflicto en Ucrania amenaza el lanzamiento del primer rover europeo a Marte

Actualidad 02 de marzo de 2022 Por Tomás Del Popolo
La misión ExoMars, llevada adelante entre Rusia y Europa está en peligro por la invasión bélica. Expertos anticipan que la misión se pospondrá por tercera vez.
NJUBHSSPHJHSVCOMTRREVTJHQ4

Después de dos postergaciones, el futuro de la primera misión europea para explorar Marte sigue siendo una incógnita. El programa de 1.300 millones de euros para explorar Marte se ha puesto en duda nuevamente por la invasión rusa a Ucrania, después de que la Agencia Espacial Europea (ESA) dijera que el lanzamiento de su rover este año ahora es “muy poco probable”.

El plan para enviar una misión robótica a Marte es la segunda parte de la misión ExoMars conjunta entre la ESA y la agencia espacial rusa Roscosmos, y estaba programado para despegar en un cohete ruso desde Baikonur, Kazajstán, en septiembre. Tras una reunión de los estados miembros de la ESA, la agencia espacial dijo el 28 de febrero que las sanciones económicas impuestas por las naciones occidentales a Rusia y el contexto más amplio de la guerra hacían poco probable un lanzamiento en 2022, mientras su director general analiza ahora las posibles opciones sobre el camino a seguir para la misión.

ExoMars tiene como objetivo lanzar el primer rover de Rusia y Europa a Marte, equipado con un taladro de 2 metros diseñado para detectar cualquier signo de vida orgánica enterrada en las profundidades de la superficie. Esta será la tercera vez que la misión se pospone desde su lanzamiento original planificado en 2018. Cada retraso conlleva costos cada vez mayores.

DJ7EWVSHJZFOPJUGWSWJ4UNRZA

En octubre se conoció el nuevo plan de vuelo a Marte para la misión ExoMars 2022. La trayectoria de 264 días preveía un aterrizaje en la superficie marciana el 10 de junio de 2023. (ESA)

Retraso doloroso

En su declaración, la ESA dijo que “deploraba las bajas humanas y las trágicas consecuencias de la guerra en Ucrania”, y que “sus decisiones tuvieron en cuenta no solo a su fuerza laboral sino también a los valores europeos”.

“No volar el rover ExoMars en un cohete ruso es lo moralmente correcto. Pero para la comunidad científica planetaria, la demora será dolorosa “, afirmó Paul Byrne, científico planetario de la Universidad de Washington en St Louis, que no está involucrado en la misión. La próxima oportunidad de lanzamiento sería noviembre de 2024, añade. “Es mucho tiempo de espera para los científicos que han trabajado en esta misión durante casi una década”. Además, los investigadores de carrera temprana en particular, que confían en sus datos, se verán afectados.

“Continuar la misión podría depender de adaptarlo para volar en otro cohete. Pero si surgen dificultades allí, entonces quizás el proyecto en general enfrente la cancelación. Una cancelación sería un duro golpe para el programa de exploración planetaria de la ESA”, agrega Byrne.

CEA3ATI3F5DBPJW3DNI5ZAJTKU

“Si no se lanzará este año, no se lanzará nunca”, alertó Lev Zelenyi, asesor científico y expresidente del Instituto de Investigación Espacial de la Academia Rusa de Ciencias en Moscú, y miembro de la misión. Zelenyi entiende las motivaciones de la ESA, pero cree que es una decisión equivocada: “Los tremendos esfuerzos de científicos, ingenieros, técnicos de muchos países europeos, sin siquiera hablar de los rusos, serán en vano”.

Sería difícil para la ESA eliminar a Rusia por completo del proyecto. Aunque, en teoría, Europa ha fabricado el rover y Rusia ha fabricado su módulo de descenso y plataforma de aterrizaje, “no hay una línea clara” entre las responsabilidades de los dos equipos, dijo a Nature en 2016 el científico del proyecto de la ESA, Jorge Vago.

Colaboraciones afectadas

La guerra en Ucrania y las sanciones contra Rusia ya han afectado otras colaboraciones de ciencia espacial. El 26 de febrero, Roscosmos retiró a su personal del principal puerto espacial de la ESA, Kourou, en la Guayana Francesa, interrumpiendo efectivamente los lanzamientos de cohetes rusos Soyuz. La ESA utiliza estos cohetes para lanzamientos de tamaño mediano, incluidos los satélites de su sistema de navegación Galileo. La ESA dijo que evaluará si las próximas cargas útiles se pueden lanzar en otros cohetes o en el Vega-C y el Ariane 6, que están listos para volar por primera vez a finales de este año.

Las sanciones también podrían afectar las próximas misiones lunares de Roscosmos. La ESA planea contribuir con una cámara de aterrizaje para Luna 25, cuyo lanzamiento está previsto para julio, y un sistema de navegación, un taladro y un minilaboratorio para Luna 27, diseñados para estudiar la composición del suelo cerca del polo sur lunar. A medida que los países continúan cerrando colaboraciones de investigación con Rusia, podría haber una mayor división en la exploración espacial entre las naciones occidentales y una colaboración entre China y Rusia. El 26 de febrero, el director general de Roscosmos, Dmitry Rogozin, anunció que, ante las sanciones, Rusia comprará cualquier microelectrónica que necesite para naves espaciales de China.

Los dos países también planean colaborar en una serie de proyectos futuros, incluida la construcción de una base humana en la Luna, según el plan quinquenal para el espacio de China.

Roscosmos ha anunciado “un visto bueno a gran escala” en las colaboraciones con China, dice Korbalev, y los científicos del instituto ya están trabajando en un instrumento para una misión a un asteroide chino. “Aún así, la cooperación científica tarda años y decenas de años en establecerse”, dice, y el efecto del conflicto y las sanciones sobre la cooperación científica es “enorme”.

FUENTE: infobae.com

Te puede interesar