El club inglés Chelsea está al borde de la quiebra por las sanciones a su dueño Roman Abramovich

Actualidad 11 de marzo de 2022 Por Tomás Del Popolo
El gobierno británico congeló los activos del magnate ruso debido a la invasión a Ucrania y suspendió la venta de la entidad, más otras medidas que la desfinanciaron.
stamford-bridge-london-hdr-tribunes-soccerjpg

Las medidas económicas adoptadas por el gobierno del Reino Unido en contra de Rusia por la invasión a Ucrania, entre las que están también la inmovilización de los fondos de los magnates rusos, dejó al club Chelsea al borde de la quiebra, ya que todos los activos de Roman Abramovich, dueño de la entidad, fueron congelados.
Abramovich había decidido vender el club, pero finalmente no lo podrá hacer, puesto que el gobierno británico le impuso duras sanciones al dueño del Chelsea y a otros seis empresarios rusos de diferentes actividades.

Las autoridades así frenaron el proceso de venta de Chelsea iniciado por el magnate ruso. "Las restricciones de congelación de activos también se aplican a todas las entidades que son propiedad o están controladas por Roman Abramovich", comunicó el gobierno.

Y ratificando la determinación gubernamental, la canciller británica, Liz Truss, informó que el congelamiento alcanza fondos por 20.000 millones de dólares, y que los imperios comerciales, riqueza y conexiones de los sancionados están asociados con el Kremlin.

Este conjunto de medidas dejó al Chelsea prácticamente desfinanciado y al borde la quiebra. Según informó el Daily Mail, los Blues colapsarían económicamente en los próximos días, y es por ello que le pidieron urgente al gobierno que reconsidere la decisión de suspender la venta de la institución.

Daily Mail precisó que el costo de sueldos del plantel profesional de Chelsea gira en torno a los 37 millones de dólares mensuales, y que en las arcas de la entidad sólo quedan unos 21 millones de dólares, lo que dejaría en cesación de pagos a la entidad.

Porque además de dejar sin sustento al club por las sanciones a Abramovich, también le impusieron limitaciones al club: no podrá vender entradas y sólo los abonados podrán asistir al estadio Stamford Bridge; en tanto, tampoco podrán asistir a partidos de visitante porque no tienen permitido comprar tickets. A su vez, los nuevos contratos quedarán anulados, la venta de indumentaria deportiva de las tiendas oficiales quedará bloqueada y, según medios británicos, se suspenden los traspasos de futbolistas.

FUENTE: lacapital.com.ar

Te puede interesar