Lenguaje Universal… la educación que es y no ves

Ciudad 17 de marzo de 2022 Por Miguel Barucco
Así se denomina el nuevo libro de Celeste González, que editará la editorial Verde Llanura Ediciones y que pronto estará en las librerías de Rufino y la región.
FotoCelesteGonzalez

Celeste González es docente de Educación Especial en Discapacidad Intelectual, Coach Organizacional especializada en coaching ejecutivo con conocimiento aplicado en Neurociencias y Coach life con conocimiento aplicado en PNL. En las próximas semanas estará en las librerías de Rufino y la región su ensayo sobre educación. En una entrevista con Noticias de Rufino, nos cuenta  qué se va a encontrar el lector al leer Lenguaje Universal… la educación que es y no ves.

¿Cómo surgió la idea de escribir un libro de estas características? 


La idea de escribir este libro, surge a partir de considerar la educación como el arte de las artes, la inspiración como estímulo vital de la creatividad que los niños y adolescentes a lo largo de los años en ejercicio han compartido conmigo. Ser observador del acontecimiento, del aprendizaje y de la forma de vincularnos con todo lo que nos rodea, permite encontrar nuevos caminos, entender qué lugar ocupamos y responder a los acontecimientos con el corazón, mejorando nuestra calidad de vida educativa, porque cada acto es un acto educativo. 

¿Y cuál fue la metodología por la cual podés imprimirlo, diseñarlo y distribuirlo, entre otras cuestiones?


Esta obra inicia como un niño que comienza a dar sus primeros pasos, ocurren tropiezos y caídas hasta que va encontrando el equilibrio y dando forma al caminar propio. Cuando comencé a escribir, aparecieron condicionamientos establecidos en la mente, propios de la cultura en la que estoy (los tropiezos); entonces lo dejé a la deriva (las caídas). Algo en mi interior insistía en seguir y escucharlo llevo a que esa forma cobrara realidad (el propio caminar). Para llegar aquí decidí elegir dos cosas: jugar con la vergüenza y darle la mano al ridículo. 

Se trata de vivir nuestras visiones y sueños por nosotros mismos, y no a pesar de nosotros mismos. 
A partir de ahí, el caminar te acerca a nuevas personas y en el lazo dado a través del lenguaje en su mayor expresión se crea el caminar con otros, aprender de ellos y con ellos. 
La señora María Celia Inda a cargo del Comité de Proyectos de Rotary Club Rufino, quien con su gentileza motivó a que este sueño se haga realidad, estando siempre presente; la señora Florencia Lafòn, quien acompañó la posibilidad de creación del libro, incentivando la participación en la convocatoria de Ventanilla Continua Santa Fe, programa Plan de Fomento de la subsecretaria Industrias Creativas del Ministerio de Cultura de la provincia, mediante el que salí seleccionada obteniendo el aporte económico; a quien realizó la corrección gráfica del libro; la nueva editorial Verde Llanura, de esta ciudad, en quien deposito toda mi confianza, comenzando una labor, codo a codo; de diseño, impresión, comercialización y distribución en redes y librerías de todo el país. 

¿Qué se va a encontrar el lector al leer Lenguaje Universal, la educación que es y no ves?


Desde siempre sentí que la educación es un acto de vida por la vida y la escuela un canal por el que circula la interrelación entre el aprender y el enseñar. El punto aquí, es que no hemos considerado que la educación como organismo vivo trasciende las paredes de la escuela y en su cauce profundo entrelaza variables en el vínculo de aprender/enseñar, creando infinitas posibilidades. 
Lenguaje Universal es expresión de esas infinitas posibilidades, invitándonos a pararnos desde el lugar de no saber, del aprender en cada paso, de la pregunta; porque las preguntas abren posibilidades, las respuestas, en cambio, las cierran. 

Nos invita a caminar sobre principios y valores que tienen que ver con actitudes de vida sana, en donde la prosperidad y abundancia serán el medio que necesitemos para ser mejores y para servir mejor. Lenguaje Universal es revalorizar la belleza de las imperfecciones, aquellas que nos ayudan a reconocernos como seres en constante cambio, cuya fortaleza se esconde en sus singularidades. 

En primer lugar, vas exponiendo tu visión  del concepto de aprender y, posteriormente, el de enseñar. Pero lo sugerente de esta idea es  que, entre estas dos definiciones entrelazas las nociones de valor, emoción y el amor educativo, entre otros,  ¿me interesaría que expliques esa relación?
Nosotros estamos inmersos en una cultura de valores, dando valor a todo lo que nos rodea, incluso a nosotros mismos. Estos valores, son establecidos como juicios, sujetos a creencias heredadas y adquiridas a lo largo de nuestra historia. Ahora, ¿qué tan conscientes somos de éstos valores que damos y recibimos? ¿en qué creencia subyace cada uno de ellos? 
¿qué hábitos conforman estos valores implícitos y explícitos que cada uno tiene? ¿se crean nuevos valores en la interrelación con otros?, dicho anteriormente, las preguntas abren posibilidades. 
Preguntarnos posiblemente implique, gestar una nueva cultura en la que cada uno identifique y utilice lo mejor que tiene de sí mismo desde la experiencia de aprendizaje. 
Para hablar de amor, nos invitó a despojarnos de todo concepto creado, desde cada uno, alrededor de él. Inicio con esta frase: La verdad, como el amor, no es una idea que pueda ser discutida, sino un estado que solo puede ser percibido. Lo que significa que todo ser vivo posee, por el simple hecho de serlo, la misma garantía de encontrarlo, de sentirlo, independientemente de su capacidad intelectual, o a pesar de ella
El amor, desde las culturas comparadas y aquello que las une, es un estado de conciencia que busca el desarrollo pleno de la persona, comprendiendo la naturaleza propia en constante cambio y evolución. Se da en un proceso reciproco en la relación comunicativa que acontece. 
Las emociones son la naturaleza del lenguaje que comunica; aprender lo que el ser quiere decir, es aprender la naturaleza de esas emociones y su condicionamiento social y cultural. 

Uno de los planteos es que, dentro de las instituciones educativas,  deberían formarse comunidades profesionales de aprendizaje, ¿en qué consiste esa idea?


En el pasado desde la consideración de tiempo lineal, la institución escolar, como organización, fue diseñada para generar eficacia, lo cual trajo como resultado, organizaciones burocráticas. Hoy, podría ser capaz de gestionar y coordinar los procesos en relación a sus necesidades, pensar variables y dinámicas de la realidad, discernir si la idea es sostenible a la hora de llevarse a cabo, permitir prever los problemas y tomar decisiones de manera preventiva, apoyar los errores como oportunidad de crecimiento. 
Pensar en comunidades profesionales de aprendizaje implica gestar una nueva cultura basada en una estrategia de mejora que permita a cada una identificarse y utilizar lo mejor que tiene de sí para potenciar el alcance de su labor. 

¿Cuáles son los puntos principales para que una escuela pueda construir esta cultura del aprendizaje colectivo y creativo?


Desde la época griega, se manifiesta que el ser, las palabras, las expresiones y los gestos comunican. 
Un hombre dijo a Budha:
-    yo quiero la felicidad- 
Budha respondió:
-    primero retira el yo, es el ego; después retira el quiero porque es deseo. Mira, ahora tienes la felicidad-.
Recordar, desde el concepto de volver a pasar por el corazón, puede ser el inicio de esa construcción, atrapando como aprendizaje aquello a lo que pasamos por alto u obviamos: lo genuino, la ingenuidad de las declaraciones aceptando el riesgo que supone la relación en su fragilidad de ser. 

Los docentes somos reacios a exponer públicamente nuestras debilidades y eso, a veces, resulta un obstáculo para el proceso de enseñanza – aprendizaje. ¿Esto perjudica la conformación de comunidades profesionales de aprendizaje?


Ser observador de nuestras palabras, despojados de todo juicio, podría ser la primera acción que pueda permitirnos superar esos obstáculos a los que refieres. En tu enunciación dices: los docentes somos reacios a…
Decir somos connota el primer obstáculo que nos ponemos a nosotros mismos, porque nos paramos desde un lugar de oposición, de resistencia al cambio, a la posibilidad de crear otra manera de estar siendo en el momento presente que nos convoca. 
¿Somos nuestra herencia, nuestro nombre, nuestra profesión?  
Citando al biólogo Humberto Maturana: cambiemos nuestras conversaciones y cambiará nuestra vida
En Lenguaje Universal hablo de los miedos, una palabra muy nombrada en la que rara vez nos detenemos a observar su implicancia en nuestras experiencias y vivencias humanas. El miedo, desde su conciencia filosófica dice: tapa y calla. Comprender este lenguaje puede ser una ventana desde la que se ve lo que pasa en el interior y aprender lo que el ser quiere decir en el caminar de la vida. 
Los invito a bucear en el océano de Lenguaje Universal, las infinitas posibilidades de aprender haciendo, no porque estén en el libro, sino porque en el libro puedes encontrar las propias. Requisito: sumergirte. 

Por Miguel Angel Barucco

Te puede interesar