Aarón Castellanos, en vilo por el agua que ya está a 200 metros del ejido urbano

Regionales 24 de marzo de 2022 Por Tomás Del Popolo
El caudal proviene del reservorio Nº 7 que está a más de 20 kilómetros del pueblo. La comunidad vive con angustia ya que por el otro lado del pueblo se encuentra "acechando" La Picasa.
imagepng (20)
(Foto gentileza, Armando Senese)

“No nos preocupa tanto como vecinos de Aarón Castellanos el ingreso de agua de la laguna de La Picasa; nuestro problema en la actualidad es el agua que ingresa del reservorio Nº 7. El agua está a 200 metros del pueblo, aunque la situación no es tan grave como lo era hace unos días atrás”, dijo el mandatario comunal de esa localidad, Walter Ramanzín. La gravedad de la situación, aunque hasta el momento bastante controlada, pasa por los famosos canales clandestinos; muchos de los cuales realizan los propios productores agropecuarios “para sacarse el agua de sus campos”, detalló el mandatario, y también “por el agua que nos mandan de Córdoba o Buenos Aires”.

Aarón Castellanos es una pequeña localidad de alrededor de 400 habitantes ubicada en el departamento General López; en el límite con la provincia de Buenos Aires y con la de Córdoba. Está a 40 kilómetros de Rufino y a 28 kilómetros de Diego de Alvear; localidades ubicadas en el extremo sur de la provincia de Santa Fe.

El pueblo está rodeado de agua. Por un lado, La Picasa, y por el otro frente, un inmenso espejo de agua que se agiganta cuando el reservorio no puede contener el ingreso de líquidos de otros lugares. En la cuenca de la laguna hay siete reservorios. El 6 y el 7 son de nuestra provincia mientras que los otros cinco pertenecen a la provincia de Córdoba.

Aarón Castellanos se reconvirtió prácticamente del todo a partir de la inundación de principio de la década de 2000 ya que pasó de ser una localidad puramente agropecuaria a subsistir en muchos caso de la venta del pejerrey. En La Picasa abundan pejerreyes y muchos pobladores encontraron la veta económica al desarrollo de esa actividad. Por supuesto que el campo sigue siendo la principal actividad pese a que el distrito disminuyó notoriamente sus tierras productivas.

Es que el distrito de Aarón Castellanos supo tener cerca de 40 mil hectáreas productivas y luego de algunas inundaciones, cerca de 16 mil quedaron completamente bajo agua. “Los campos acá son buenos, pero muchísimos quedaron bajo agua”, explicó Ramanzín.

Los reservorios santafesinos, especie de diques de contención de agua que evitan el ingreso desmedido de los distintos espejos que hay en la zona hacia el ejido urbano, trabajan con normalidad. A nivel, dijo Ramanzín, pero lo que sucede es que “los otros cinco que están en Córdoba están como cincuenta centímetros por debajo del nivel con lo cual el ingreso del agua es más rápido”.

La Picasa


Por otra parte, Ángel Borello, productor agropecuario de Amenábar y miembro de la Sociedad Rural de Rosario, expuso un largo documento ante sus pares en donde sostiene que “las últimas lluvias pusieron en clara evidencia lo que desde nuestro ámbito venimos advirtiendo desde siempre de los desmedidos aportes de agua que ingresan por canales, cunetas y caminos vecinales desde Córdoba y Buenos Aires, volúmenes crecientes nunca debidamente relevados y aforados por Santa Fe. Esos excedentes derivados colapsaron el sistema de defensa de los canales perimetrales de Rufino, y una situación apremiante en Aarón Castellanos con obras reguladoras y canales sin mantenimiento”.

Borello contó que “tres semanas atrás técnicos de las tres provincias que integran la Comisión Interjurisdiccional recorrieron y sobrevolaron la zona. Aún no tenemos conocimiento de informe alguno que se hubiese producido el cual, ante lo evidente, podría resultar esclarecedor de la situación actual y los pasos a seguir”.

Remarcó que “hay que tener en cuenta el absoluto rechazo, por estar fuera de toda lógica, a agregar más reservorios entre La Picasa y Teodelina en una posible readecuación del canal Alternativa Norte, ya que eso implica inundar más campos santafesinos, subir napas que afectan al productor pero también a poblaciones cercanas y sólo para seguir acumulando agua que nos ingresa desde los vecinos provinciales”.

FUENTE: lacapital.com.ar

Te puede interesar