10 de abril: Día de la Investigadora y el Investigador Científico en la Argentina

Actualidad 11 de abril de 2022 Por Tomás Del Popolo
Se conmemora en homenaje al nacimiento del Dr. Bernardo Houssay, primer Premio Nobel en Ciencias de América Latina e impulsor de la creación del CONICET.
4RPB2QKF5NDJHBFFNF7TGAIUM4

Cada 10 de abril se recuerda a Bernardo Houssay en su nacimiento, quien fuera Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1947. Tal vez, los chicos no lean en sus libros de texto su coraje cívico, su compromiso con la causa de los aliados en la Segunda Guerra Mundial y todo lo que le costó. En un mes de triunfos reformistas en las aulas, cabe hacerle un pequeño homenaje.

El movimiento reformista que condujo la Universidad entre 1918 fue destrozado en la UBA en una larga noche que comenzó por esas cosas que dan vergüenza ajena: una solicitada. El 15 de octubre de 1943 una serie de personalidades encabezadas por Bernardo Houssay firmaron una solicitada apoyando a la causa aliada en la Segunda Guerra Mundial, y el Gobierno del 4 de junio entró en cólera, dispuso que todos los firmantes de la solicitada fueran cesanteados de los cargos en la administración pública y las universidades. 

La Universidad de Buenos Aires era dirigida por Carlos Saavedra Lamas, y la de La Plata por Alfredo Palacios, ambos se negaron a entregar las listas de los profesores a cesantear y ambas universidades fueron intervenidas. Tras la intervención fue expulsado Bernardo Houssay y por solidaridad con él renunció Alejandro Leloir. La universidad fue entregada por el ministro Gustavo Martínez Zuviría (un conocido fascista que firmaba como Hugo Wast) a la militancia afín que luego se amoldó al discurso del peronismo pleno del año 1946. La reforma perdió una batalla, pero continuó en las organizaciones reformistas que pese a todas las medidas represivas (certificados policiales de buena conducta, detenciones arbitrarias, clausura de los centros de estudiantes, expulsiones, pérdida de becas) mantuvo su ideal reformista. Otro futuro premio Nobel -César Milstein- se contaba entre sus militantes.

Tal era el odio que despertaba Houssay en el peronismo que en 1947, cuando volvió de Suecia con el Premio Nobel la orden fue ignorarlo, solo logró una nota en La Nación.

En 1955 Bernardo Houssay recuperó su cátedra en la UBA. En 1958 fue puesto a cargo del Comité de Investigaciones Científicas y Técnicas recién creado. El Nobel tuvo su revancha al reorganizar el sistema científico estatal sin los parámetros peronistas.
Forma parte de un país sin memoria que aquellos que se identifican con quienes persiguieron a Houssay , lo despidieron, lo ningunearon y lo llevaron al exilio. hoy lo recuerden cariñosamente. Algún día tendrán vergüenza.

Te puede interesar