PERÍODICO EL SOCIAL: PRO HOSPITAL

Historia 05 de junio de 2022 Por Marta Gai
Año 1 10 de octubre de 1908 Página 2.

Lic. Marta Gai

PRO- HOSPITAL


"Personas caracterizadas de esta localidad se han propuesto llevar a la práctica la creación de un hospital, idea que habiendo sido ya varias veces propiciadas había muerto antes de nacer.
Ha faltado iniciativa y ha faltado la decidida cooperación de los indicados para darla.
Creemos que ahora, por lo menos así lo esperamos, la simpática idea no caerá en saco roto y que en un tiempo no lejano, asistiremos complacidos a la colocación de la piedra fundamental.
Era ya tiempo. Empezaremos por enviar nuestro más delicado y caluroso aplauso a los fundadores de la futura casa de caridad".
....

Rufino. ... y por su estratégica posición ferrocarrilera, es el centro a donde convergen forzosa y fatalmente, hasta que no se abran nuevas vías, los habitantes de los puntos circunvecinos, en demanda de los elementos de necesidad más imperiosos y por sus operaciones comerciales y bancarias.

La gran mayoría de las poblaciones citadas, son tributarias nuestras, y lo son más que en otras cosas, en lo que se refiere a la salud.
Cuando los enfermos encuentran en ella los elementos que sus dolencias requieren . . . para obtener su restablecimiento.
Cuando así no sucede en detrimento de la salud, de su vida en ocasiones, y de los intereses, vence obligados a marcharse a Buenos Aires, donde seguramente la ciencia derramara sus frutos sobre ellos.

Todos esos inconvenientes se evitarán, el día en que Rufino, así como cuenta con dos edificios como los de las sociedades española e italiana que le honran, así como cuenta con un polígono de tiro al blanco que le ha hecho adquirir muy buena y merecida fama entre los similares de la República, cuente con una casa de salud, donde el pobre y el menesteroso puedan ir a golpear las puertas de la caridad pública, y los demás la respectiva contribución pecuniaria curar sus males.

¡Qué enormes beneficios reportaría sin duda alguna la fundación de un hospital!!!
La policía podría atender heridos y lesionados con las comodidades y aquellos elementos que la ciencia exige.
Las empresas ferroviarias del Pacífico y Rosario, otro tanto, podrán hacer con los empleados, que en el desempeño de sus tareas diarias, sufren lesiones que el progreso con su incesante creación de máquinas cada vez más perfeccionadas, pero así también cada vez más peligrosas para quien las dirige, procura.

No olviden los lectores, . . . , talleres del Pacífico y que casi siempre deben ir a Junín, a terminar su curación.
Las sociedades de mutualismo establecidas, frecuentemente mandan sus enfermos que necesitan hospitalizarse a Buenos Aires, con gran perjuicio pecuniario para ellas. Y aunque repitamos lo dicho antes, el hospital será el gran bálsamo para una enorme cantidad de familias, donde es dueña de casa la miseria, con todo su cortejo de vicios y degradaciones.
Y si se tiene en cuenta que el lema supremo el hombre, después de la libertad, es la caridad, que constituye también el principio de todas las religiones; quien se negará a echar su grano en el concierto de buenas y decididas voluntades, que se proponen aliviar el mal ajeno ¡¡Nadie, absolutamente nadie!!!!

Llevarán su cooperación el estanciero, el comerciante, el industrial, el profesional, el empleado y para decirlo de una vez, todos y cada cual en la medida de sus fuerzas y con la convicción que dan las obras buenas realizadas, y contribuirán todos mensualmente con su óbolo para una obra grande en su principio, más grande en su fin, y noble, muy noble en sus resultados. 

(N.E.M.)

Te puede interesar

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email

Te puede interesar