LOS BEBÉS Y LA LECTURA

Ciudad 07 de junio de 2022 Por Tomás Del Popolo
Gran texto explicando lo importante de la lectura para los bebés.
119654323_190483269149858_927503167092850502_n

Leer es un hábito, y como todo hábito debe ser adquirido. Y mejor, mucho mejor, si es adquirido desde la infancia. Después tendremos tiempo de decidir si queremos ser o no asiduos lectores en la vida adulta, pero en la niñez, la lectura es la llave prodigiosa de la información, de la cultura, del mundo de la ficción, de la fantasía. Conseguirla no es tan sencillo: está al alcance de todos los niños, pero hay que saber impulsarlos para que puedan llegar hasta ella. 

Quienes fomentamos el hábito de la lectura en los más chicos, lo hacemos fundamentalmente por 3 razones: en primer lugar, leerle a un niño pequeño (desde el año, sí, señor, desde bebé) enriquece la relación parental, el padre o madre, pero también el hermano o tío, que dedica unos minutos de su tiempo a sentarse cerca del niño, abre un libro cargado de imágenes que lo maravillan y lee para él, está fortaleciendo el vínculo de una manera que pocos juegos permiten.

Cualquier momento es bueno, pero a la noche, es doblemente beneficioso, porque alejamos al niño de los estímulos externos, apagamos la tele, lo acompañamos a su cama, y en el abrazo calentito, le regalamos la magia de un cuento (no importa si es breve brevísimo) que lo ayudará a descansar sabiendo de nuestra presencia y cariño. Por suerte, ahora contamos con infinidad de opciones y una amplia variedad de libros para los más chiquitos: de cartón, de tela, con sonidos, con ilustraciones. Los hay grandes, enormes, chicos, pequeñísimos, pero todos, todos, nos permiten un momento de magia. 

Además, en segundo lugar, la lectura familiariza a los niños con el lenguaje de una manera que no puede hacerlo la oralidad, ampliando su vocabulario y a comprender el significado de la palabra escrita. Eso lo ayudará enormemente cuando llegue el momento de ir a la escuela y aprender a leer. Al nacer, lo primero con lo que nos familiarizamos es con la lengua materna en situaciones cotidianas. Fortalecer el conocimiento de esa lengua a través de la lectura nos ayudará a que esa incorporación sea más fluida, más simple y esté asociada a un gesto de amor. Un sinfín de libros nos acompañan en esta tardea, y también la memoria, que nos permite repetir versos, canciones y rimas de nuestra infancia. Jugar con la voz, jugar con los sonidos, nombrar y señalar es parte del proceso, y del juego. 

Y en tercer lugar, si seleccionamos bien los cuentos y poesías que leeremos podemos ampliar enormemente su universo de conocimiento, tanto sobre el mundo que lo rodea, como el modo de expresar sus emociones y conocerse a sí mismo. Podemos con un cuento dar voz a aquello que nos sucede, a lo que tememos, a lo que amamos y a lo que nos divierte. 
Pero eso sí, si queremos niños motivados en la lectura, es muy importante que participen en la elección de sus libros o que estemos atentos a sus gustos y necesidades emocionales para poder seleccionar los libros adecuados.

¿Te mostramos algunos? 

DE TELA (o Libro Almohada)

Libro

SONAJERO

Sonajero

INTERACTIVOS

interactivo

PARA EL AGUA

para el agua

CON CUENTOS

con cuento

con cuento 2.jpg

Te puede interesar