La UE acuerda que haya un cargador único para los dispositivos electrónicos

Actualidad 07 de junio de 2022 Por Tomás Del Popolo
A partir de 2024 la medida será una realidad: ya no se acumularán más cables
6268b60bbf6af

¿Cuántos cargadores puede llegar a acumular una persona? Uno para el teléfono móvil personal, otro para el ordenador portátil, para la tablet y los auriculares… Para la Unión Europea esto pronto tendrá un fin. Las instituciones comunitarias han llegado hoy a un acuerdo para que se armonice un solo dispositivo universal de tipo USB-C para que pueda utilizarse en los aparatos electrónicos, hasta catorce en total, a partir de 2024.

Con el acuerdo alcanzado todos los nuevos dispositivos podrán utilizar un solo cargador, sin tener que adquirir cada vez uno adicional. La propuesta ha dado varios vueltas y tumbos en los últimos años hasta que por fin se ha convertido en realidad.

La Comisión Europea impulsó la idea en 2009, cuando consiguió un acuerdo voluntario con los principales fabricantes de dispositivos móviles y que permitió reducir de 30 a tres los cargadores existentes: el USB 2.0, Micro B, el USB-C y el Lightning, el exclusivo utilizado por Apple.

Pero la realidad tecnológica también ha cambiado desde 2009, con los teléfonos inteligentes ahora mucho más accesibles que entonces y en que los consumidores puedan llegar a acumular toneladas de cargadores, con un coste evidente para el medio ambiente. 

Cada año entre 11.000 y 14.000 toneladas al año de estos dispositivos se acumulan en la basura, según el Parlamento Europeo. Este acuerdo voluntario expiró en 2014 y finalmente, el pasado mes de septiembre la Comisión Europea lanzó una nueva propuesta que hoy se ha podido materializar.

Con las nuevas reglas, los consumidores ya no tendrán un nuevo cargador cada vez que cambian un nuevo dispositivo, y pueden utilizar un único cargador para todo, entre los que se incluye los teléfonos móviles, tablets, libros electrónicos, los auriculares, cámaras de fotos o los altavoces. También se armoniza la velocidad de carga rápida, independientemente del dispositivo de que se trate.

Los ordenadores portátiles no estarán obligados aún a cumplir la norma hasta 40 meses más tarde de que entre en vigor la medida para dar “más tiempo”, según han defendido los negociadores de las instituciones. No será compatible la nueva medida, sin embargo, con los relojes inteligentes o dispositivos que miden la actividad física por razones técnicas.

"¡Hoy hemos hecho realidad el cargador común en Europa! (…) Necesitábamos acción y medidas para reducir el impacto medioambiental”, se ha felicitado uno de los negociadores de la propuesta en la Eurocámara, el eurodiputado socialdemócrata maltés Alex Agius Saliba, quién ha asegurado que con la medida los consumidores europeos ahorrarán 250 millones de euros al año.

“Todo el mundo decía que iba a ser imposible, y ahora tenemos el apoyo del Parlamento Europeo y del Consejo. Si hay voluntad política podemos avanzar rápidamente, hemos trabajado para los ciudadanos, para el interés de todos y para el medio ambiente”, ha subrayado el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton.

Breton se ha mostrado confiado en que todos los fabricantes van a cumplir con los requisitos. “La regla se aplica a todos, no vamos en contra de nadie. Somos el primer mercado digital del mundo”, ha defendido el francés, quien ha recordado que al igual que los fabricantes de coches se adaptan a los países que conducen por la derecha, también las de dispositivos electrónicos se acostumbrarán al cargador único.

La medida ahora tendrá que ratificarse por los Estados miembros y el Parlamento Europeo. Tras ello, los gobiernos tendrán hasta dos años para trasponer la medida.

FUENTE: lavanguardia.com

Te puede interesar