El periodista ruso Dmitry Muratov vendió su medalla del Nobel de la Paz en US$ 103,5 millones para ayudar a Ucrania

Actualidad 21 de junio de 2022 Por Tomás Del Popolo
El jefe del diario independiente Novaya Gazeta destinará el dinero a Unicef, para asistir a los niños desplazados por la guerra.
el-periodista-ruso-dmitry-muratov___vxPIo_gvE_1256x620__1

El periodista ruso Dmitry Muratov subastó este lunes en Nueva York la medalla del Premio Nobel de la Paz que ganó en 2021 y recaudó 103,5 millones de dólares, cifra que destinará a Unicef para brindar ayuda a los niños ucranianos desplazados por el conflicto bélico con su país.

Muratov es jefe del diario independiente Novaya Gazeta, que anunció su cierre hasta el fin de la guerra entre Rusia y Ucrania por las advertencias que recibió como consecuencia de sus fuertes críticas al presidente ruso, Vladimir Putin.

La puja duró alrededor de 20 minutos y fue conducida por la casa Heritage, que renunció a cobrar las tasas para que el importe pueda ser donado íntegramente a la causa. Durante ese tiempo, el precio subió de 787.000 dólares hasta los 15 millones. Luego, un comprador anónimo comunicó por teléfono que pagaba 103,5 millones de dólares.

No se trata de la primera vez que se vende o subasta una medalla del Nobel, que está conformada pro 175 gramos de oro de 23 quilates. No obstante, nunca antes se había alcanzado una cifra de esta magnitud. Sin ir más lejos, el récord pertenecía a una que se había vendido en 2014 en 4,76 millones de dólares. 

Muratov, quien a comienzos de abril fue noticia tras ser atacado con pintura roja cuando estaba por arribar un tren que lo llevaría a Moscú, fue recibido por la casa de subastas Heritage como si fuera una estrella de rock. Los gritos del público, las copas de champagne, la música de un piano y los flashes de las cámaras dieron color al multitudinario evento.

Otras medallas del Nobel que fueron vendidas


El jefe de estrategia de Heritage, Joshua Benesh, alabó la generosidad del gesto de Muratov, y le precisó a la agencia de noticias EFE que no es la primera vez que un galardonado con el Nobel subasta su medalla.

Uno de los primeros en hacerlo fue el científico danés Niels Bohr, ganador del Nobel de Física en 1922. Lo hizo en 1940, en plena Segunda Guerra Mundial, para donar lo recaudado al Auxilio Finlandés, una organización que ayudaba también a refugiados de ese conflicto bélico.

También hubo otras ventas, aunque no con fines altruistas. En 2015, el premio Nobel de Física Leon Lederman vendió la que había ganado en 1988 por 633.000 dólares para poder costearse los gastos médicos en Estados Unidos, tras empezar a experimentar problemas de pérdida de memoria.

Hasta la subasta de Muratov, el precio más alto alcanzado en una subasta por una medalla del Nobel pertenecía a James Watson, descubridor del ADN. Había decidido venderla por sus dificultades económicas. El comprador, uno de los hombres multimillonarios de Rusia, pagó 4,7 millones de dólares y, como si fuera poco, le devolvió la medalla a Watson.  

FUENTE: clarin.com

Te puede interesar