La industria santafesina, en alerta por la especuación con insumos

Regionales 23 de julio de 2022 Por Tomás Del Popolo
En el marco de un alto nivel de actividad, las empresas metalúrgicas enfrentan el freno de los proveedores. Algunos aminoran la marcha.
industriajpg

La corrida especulativa en el mercado paralelo de cambios, la puja por los dólares del Banco Central y la tensión que se trasladó a los precios impacta en el sector industrial. Los metalúrgicos santafesinos advierten que es cuestión de días para que se queden sin insumos vitales para la producción y tengan que paralizar sus plantas. Para morigerar la situación, algunos están administrando los componentes estratégicamente pero en muchos casos los empresarios optaron por reducir las horas extras e incluso algunos están adelantando vacaciones.

El escenario sombrío actual se contrapone con el nivel de actividad que registra la industria en casi todos sus sectores, desde hace meses. La producicón marcó en mayo una mejora de 11,9% respecto a igual mes del año pasado y en los primeros cinco meses del año acumuló un aumento de 5,7%, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Sin embargo, el contexto político y económico tiño hasta los mejores indicadores económicos.

Durante el encuentro “Desarrollo de proveedores para la industria ferroviaria” que se realizó ayer en la Asociación Industriales Metalúrgicos (AIM) más de 120 empresarios se acercaron a la sede local de la entidad para conocer de primera mano cómo convertirse en proveedores o profundizar oportunidades de negocios en el sector ferroviario y quedó demostrado que el interés por continuar creciendo y en actividad es más fuerte que los vaivenes económicos.

El encuentro contó con la apertura del secretario de Gestión de Transporte, Diego Giuliano, y también con la participación del presidente de Ferrocarriles Argentinos Sociedad del Estado, Damián Contreras.

Claudio Mossuz, secretario de Industria de Santa Fe, también participó del encuentro y mostró su entusiasmo por las posibilidades que se abren para las empresas de la provincia en el sector ferroviario y señaló que “ahora por las dificultades de comercio, por la sustitución de importaciones, toma una relevancia mayor y la industria local ve en esto muy buenas perspectivas”.

Estas buenas perspectivas tropiezan ahora con las derivaciones del ataque especulativo en el mercado de cambios. “Hay falta de insumos pero se da por distintas situaciones. Una es real, por la complejidad que tiene hoy el comercio internacional; otras tienen que ver con dificultades que ya comenzaron y otras están preanunciadas y generan una incertidumbre que hace que se retenga, no se venda, o se venda a valores con sobrecarga de precios que el mercado no convalida”, señaló.

“En otros casos dicen no vendo porque no sé a qué precio lo voy a reponer. Esto es lamentable porque la gran mayoría de las industrias de Santa Fe están con una perspectiva de trabajo de acá para adelante enorme. Hay una disociación entre lo que pasa y la incertidumbre. Hubo mucho consumo preventivo también, por inflación o refugio en la compra de más materias primas, para tratar de estoquearme. Un sinnúmero de causas que nos llevó a esta situación”, detalló . Y sumó el problema energético al combo explosivo que hace que el país “para estar cubierto salió a comprar y asegurarse el suministro a un precio muy alto”.

El funcionario estuvo charlando en los últimos días con varios empresarios, visitando plantas industriales, y dijo que en la provincia no se observa falta de insumos porque no la puedan importar, sí porque “no lo quieren soltar” y por eso algunas fábricas frenaron las horas extras. Si la inestabilidad de estos días continúa advirtió que tal vez algunas plantas tengan que frenar su producción pero confía en que todo se vaya acomodando de a poco. Y fijó sus expectativas en agosto, cuando por la mejora del clima el consumo energético baje y la demanda de divisas para energía no sea tan alta.

El escenario


Roberto Lenzi, presidente de la AIM, brindó un pantallazo de lo que está ocurriendo en las industrias. “Los industriales estamos muy conformes de haber podido recuperar el trabajo, lamentablemente ahora hay un problema de abastecimiento mundial. En nuestro caso se nos complica a muchos sectores que dependen mucho de la importación de insumos que no se fabrican en el país, como aluminio, acero inoxidable, también hay mucha electrónica que acá no se hace. Hay componentes que se dejaron de fabricar”, relató el también titular de Briket, quien mencionó que por ejemplo los motores de heladera antes se fabricaban en el país pero hoy dependen todo de lo que importaban.

En ese sentido, advirtió que “hay peligro de que alguna industria se quede sin insumo y tenga que suspender personal o tomar vacaciones” porque no pueda producir.

Lenzi señaló que “la microeconomía estaba funcionando bien” y dijo que la macro es un problema que es mundial. “Al pararse la actividad por la pandemia costó recuperar la producción y el abastecimiento, veníamos bien y esto está haciendo un amesetamiento y en algunos casos se está complicando. Hay un factor que no quiero dejar pasar que es el poder adquisitivo, la inflación. Muchos insumos dependen del costosdel dólar, el poder adquisitivo se ha perdido y por más que demos 12, 18 o 24 cuotas ya la gente se endeudó y no puede comprar”, resaltó al tiempo que mencionó que por ejemplo en el sector metalúrgico están renegociando con la UOM el acuerdo paritario de este año: “Los costos hay que mantenerlos pero el poder adquisitivo de la gente se ha deteriorado, somos conscientes de eso”.

Para Lenzi si la actual situación “se extiende más de 15 días o 30 días se va a empezar a sentir mucha faltante de insumos”.

Por su parte, Carlos Capisano, presidente Acerias 4C SA de Las Parejas, hizo hincapié en la recuperación que logró la actividad industrial en el último tiempo que “se desarrolló positivamente” y expresó su preocupación por que “en últimos días se ha observado la falta de insumos”.

“Esto es un problema muy grave que todavía no llegó a la paralización de la actividad industrial y si ocurriera sería muy grave en lo social, económico y todos los aspectos. Esperamos que el Banco Central, el gobierno, vean la gravedad de esto porque tienen que buscarle una solución”, puntualizó.

En rigor, contó que en el sector fundidor del que forma parte aún no se ha parado la actividad pero dijo: “Estamos muy cerca de la falta de insumos que paralizarían la actividad”.

Capisano comentó que cada sector está atravesando sus particularidades pero advirtió que los proveedores en general de insumos estratégicos para la industria presentan dificultades para cumplir con el normal abastecimiento y diferenció a aquellos que no les queda productos, de aquellos que están reteniendo los insumos porque dicen que no tienen precios, producto de la corrida con el dólar blue y financiero y el aumento de los costos.

Mario Renzzi, responsable de compras de repuestos/insumos para vagones de NCA, señaló que en la compañía están teniendo problemas con los proveedores porque no hay precio en el mercado y no están entregando los pedidos. “Algunos proveedores tienen problemas de la falta de insumos que vienen de afuera, pero vemos que hay una especulación por detrás En esta inestabilidad nadie quiere perder y todo esto daña al mercado”, precisó.

La mirada más optimista llegó de la mano de Darío Bertone, titular de Premoldeados Bertone. “El escenario es incierto pero esta mañana estuvimos charlando con el gerente general sobre el plan de inversión que tenemos en marcha para este año que es de 250 millones de pesos”, relató el titular de la firma que cuenta con 220 trabajadores.

FUENTE: lacapital.com.ar

Te puede interesar