Angela Merkel empieza a despedirse: seis datos poco conocidos sobre la canciller alemana

Actualidad 24 de septiembre de 2021 Por Tomás Del Popolo
Angela Merkel empieza a despedirse: seis datos poco conocidos sobre la canciller alemana.
55OLJOMHVVCIBKTAY55I5GTU3U

“Líder del mundo libre”, “mujer más poderosa del mundo”, la “reina de Europa”, y domadora de “grandes crisis”. La canciller alemana, Angela Merkel, deja un legado difícil de superar tras 16 años ininterrumpidos de mandato en uno de los países más importantes de Europa.

Los alemanes irán a las urnas este domingo para decidir quién será el sucesor de la mandataria, una jornada electoral histórica que marcarán el fin de la era Merkel, definida por su propia impronta de liderazgo -tan característica que derivó en términos como “merkiavelismo” y “merkelizar”- que le aseguró una popularidad estable en la comunidad internacional y, en especial, en la Unión Europea (UE).

En el cargo desde 2005, Merkel marcó el curso de su país. Fue la primera mujer en asumir el poder en Alemania y la primera persona nacida en el Este del país en lograr llegar a la Cancillería desde la reunificación. Solo detrás de la exministra británica Margaret Thatcher, Merkel fue la segunda mujer en la presidencia del Consejo Europeo y en presidir el G-8 (ahora G-7 tras expulsión de Rusia en 2014).

Esos son probablemente algunos de los aspectos más conocidos en la herencia de la mandataria, pero hay curiosidades y datos menos difundidos.

El apellido


Si bien la canciller alemana, de 67 años, es conocida desde que asumió en el poder con el nombre de Angela Merkel, lo cierto es que se llama Angela Dorothea Kasner. Su apellido actual es el de su primer marido, Ulrich Merkel, un reconocido físico -como ella, licenciada en Física en la Universidad de Leipzig- con quien se casó a los 23 años.

Su historia de amor culminó en un divorcio apenas cinco años después de casarse, en 1977. Ángela admitió tiempo después que contrajo matrimonio “porque todo el mundo se casaba” en aquel entonces.

En Alemania, las mujeres adoptan el apellido de su marido. Merkel lo conservó tras firmar los papeles de su separación porque entonces ya había ganado reconocimiento bajo ese nombre. Por eso decidió mantenerlo inclusive luego de volver a casarse, en 1998, con Joachim Sauer, su tutor durante el doctorado que realizó en Química Cuántica.

Su apellido significa “enojado” o “amargado” en alemán, otra de las razones por las cuales la funcionaria alemana optó por apellidarse Merkel.

FUENTE: lanacion.com.ar

Te puede interesar