Todas las claves de la guerra del gas

Actualidad 25 de octubre de 2021 Por Tomás Del Popolo
Los recientes desencuentros diplomáticos entre Marruecos y Argelia amenazan con reducir un 20% el gas que entra en España. Esto podría poner en jaque a España y al conjunto de Europa que, aunque en menor medida que España, también depende del gas argelino.
apertura-989b

Entre 1973 y 1974, el Reino Unido vivió una particular crisis energética, provocada por el alza internacional del petróleo y la falta de carbón. Al primer ministro de entonces, Edward Heath, se le ocurrió una curiosa manera de ahorrar electricidad: la semana de tres días. Salvo los hospitales y los periódicos, toda actividad laboral tuvo que realizarse en tres días laborables, los pubs tenían que cerrar y los partidos de fútbol nocturno pasaban a celebrarse por el día a la luz del sol.

No sabemos si alguien está tomando en consideración regresar a la vieja solución del premier Heath, pero estamos ya sumidos en una crisis energética de mayor calado que aquella, con los precios de la luz por las nubes, un cuello de botella en la demanda mundial, una transición energética que llevará décadas, una pandemia que ha llegado para volverse endémica y un invierno que ya asoma en el hemisferio norte.

La preocupación de los gobiernos se centra ahora en el combustible que usamos masivamente para calentarnos: el gas natural. Varias circunstancias determinan que la posesión de yacimientos, la distribución por gasoductos y el transporte por mar de esta materia prima marcará la diferencia entre los países que podrán disfrutar de un invierno caldeado y los que no. Además, los que consigan abastecerse, lo harán a precios nunca vistos. Es el paso de la pobreza energética a la guerra del gas.

global-989

FUENTE: elmundo.es

Te puede interesar