Sin kimono milenario y sin tiara imperial: el look plebeyo de Mako, 'exprincesa' de Japón

Actualidad 27 de octubre de 2021 Por Tomás Del Popolo
La imagen de su boda nada tiene que ver con las de su abuela la emperatriz Michiko, su tía Masako y su madre, Kiko. Esto es todo lo que las diferencia
5a47f8e6214365a1471769deb0f6465b

La última boda de la Casa Real nipona ha hecho historia, pero no precisamente por la espectacularidad y el boato que se le presupone a un evento de estas características.

Sin kimono milenario y sin tiara imperial: así ha sido el look ‘plebeyo’ de Mako de Japón, la hija del príncipe heredero Fumihito, para darle el 'sí, quiero' a Kei Komuro. Ha sido una boda diferente, con muchas renuncias que se han escenificado en su estilismo para el gran día.

Un sencillo vestido en color verde agua, a ras de rodilla, cuello caja y manga larga, ha sido el protagonista del enlace de la 'princesa repudiada', que deja su título real, sus privilegios y su vida en palacio para emprender una nueva vida como mujer casada lejos de su país, concretamente en Nueva York.

Son muchas las cosas que ha tenido que dejar por el camino para vivir su historia de amor y una de ellas ha sido precisamente tener una boda de bajo perfil, discreta y con un estilismo que en nada se parece al que lucieron en sus días otras novias reales de Japón.

Mako no ha podido vestir el impresionante kimono de seda de doce capas, ni los tradicionales ropajes que siempre han estado presentes en las celebraciones imperiales. Tampoco ha lucido ese segundo look nupcial, algo más occidental, para el tradicional encuentro con los emperadores, como hicieron en su día su abuela Michiko, su tía Masako y su propia madre, la princesa Kiko.

Ahí no acaban las diferencias, Mako no ha cumplido con el tradicional ritual de purificación, ni ha recorrido las calles de Tokio con su marido, saludando al pueblo. No ha habido nada de eso: solo un protocolario registro de su matrimonio en la oficina del Gobierno y rueda de prensa para los medios en el hotel Grand Arc Hanzomon. Allí, no sin cierta timidez, dijo: "Siento los inconvenientes que he causado y estoy agradecida por el apoyo que he recibido. Para mí, Kei es irremplazable, el matrimonio era una opción necesaria para nosotros".

La imagen nupcial de la sobrina del emperador Naruhito poco tiene que ver con la boda de su madre, la princesa Kiko, que se casó con el príncipe Akishino el 29 de junio de 1990. Ella sí pudo cumplir con todas las tradiciones y llevó un espectacular kimono de 17 kilos, valorado en más de 35 millones de yenes (más de 250.000 euros).

Luego cambiaría su estilismo por un vestido blanco de tirantes anchos, con una chaquetita encima a juego, y guantes largos de raso, aderezado con una espectacular tiara imperial y un collar tipo babero para su encuentro con el emperador Akihito y la emperatriz Michiko. Grandioso fue también el look nupcial de Masako, tía de Mako y esposa del actual emperador, Naruhito. La boda tuvo lugar el 9 de junio de 1993 en una ceremonia por el rito sintoísta que duró tres días.

La novia llevaba un kimono de seda tradicional de doce capas, como manda la tradición, y con un peso que rondaba los 14 kilos. ¿Su precio? Estaba valorado en casi 90.000 euros. Su segundo outfit era un vestido de tirantes y tela brocada con una tiara de diamantes. Como en el caso anterior también llevaba una chaquetita encima, que solo se quitó para las fotos oficiales con los emperadores, manteniendo siempre puestos los guantes largos en blanco.

FUENTE: vanitatis.com

Te puede interesar