EL JUEVES SE INTERRUMPIRÁ EL SERVICIO DE AGUA POTABLE PARA HABILITAR LA RENOVACIÓN DE 5 KILÓMETROS DEL ACUEDUCTO TARRAGONA-RUFINO

Locales 31 de julio de 2018 Por
INVERSIÓN DE 23 MILLONES DEL GOBIERNO PROVINCIAL
Picture (Device Independent Bitmap) 2

Aguas Santafesinas habilitará el próximo jueves la primera etapa de la renovación del Acueducto Tarragona, el conducto que desde perforaciones en la zona rural transporta parte del agua que se consume en la ciudad de Rufino.
 
Esta obra se hizo posible gracias a una inversión de 23 millones de pesos a cargo del Gobierno Provincial y permite tornar más confiable el servicio de agua potable para toda la ciudad de Rufino, brindándole mayor previsión y mejorando el caudal que llega a través de este conducto.
 
Cabe recordar que el Acueducto Tarragona fue construido a mediados del siglo XX, con una extensión de 18 kilómetros desde el paraje del mismo nombre hasta la ciudad de Rufino, en paralelo a la ruta 33.
 
El conducto recibe el aporte de más de 50 perforaciones, con un caudal promedio de 250 metros cúbicos/hora. A eso se agregan unos 80 metros cúbicos/hora producidos por la planta potabilizadora, para completar el volumen de agua que es distribuido a toda la ciudad.
       
Con el paso de los años, las frecuentes roturas que sufría el Acueducto –con los consecuentes cortes de servicio- hizo necesario encarar un proyecto de renovación.
 
Así es como finalmente en la actual gestión de gobierno provincial se recambió un tramo del Acueducto que se extiende desde el inicio próximo a la Estación Tarragona hasta las cercanías del pozo Nº 19,  alcanzando una longitud total de cinco kilómetros, con un diámetro de 355 milímetros de cañería de PVC.
Sobre esta cañería se colocaron cuatro cámaras de desagüe y cinco válvulas de aire. Además de una serie de ramales  a fin de poder vincular los pozos a la nueva traza.
Para realizar las complejas tareas de empalme del nuevo Acueducto con la cañería ya existente será necesario detener el bombeo de agua a toda la ciudad.
 
Por esta razón el próximo jueves 2 de agosto desde las 7.00 hasta las 19.00 horas se interrumpirá el suministro de agua potable y desde las 19.00 horas hasta las 7.00 horas del viernes 3 de agosto puede registrarse una baja en la presión del servicio.
 
Los niveles habituales de servicio se irán recuperando a lo largo del viernes 3 y puede ocurrir que en algunos sectores de la ciudad se registre turbiedad en el agua una vez reanudado el bombeo de agua potable.
 
En esos casos, se aconseja dejar correr el agua algunos minutos hasta que recupere su transparencia habitual.
 
En caso de contar con reserva domiciliaria en cisterna o tanque elevado, se solicita realizar un uso del agua potable restringido a lo esencial.
 
Igualmente se dispuso un sistema de asistencia con cubas destinado exclusivamente a centros de salud que así lo demanden.
 
 

OBRAS EN RUFINO
Cabe destacar que desde el año 2013 se han encarado importantes obras destinadas a optimizar el servicio de agua potable en Rufino:
Primer Planta Potabilizadora en la historia de la ciudad: Mediante la instalación de este sistema Rufino se ubicó a la vanguardia del saneamiento en la provincia de Santa Fe. La planta potabilizadora mediante ósmosis inversa hizo posible el tratamiento adecuado para sumar agua filtrada (con nivel salino reducido) a la que se extrae de los pozos y se entrega en la ciudad.
Instalación masiva de medidores: La empresa sigue avanzando con el programa de instalación de medidores domiciliarios de agua potable, destinado a un pago equitativo de acuerdo al consumo y a un uso racional del recurso. En el 2017 se instalaron 3.200 micromedidores, con una inversión de 785 mil pesos a cargo en su totalidad del Gobierno de Santa Fe. En el transcurso de este año se colocaron otros 320 medidores. Este plan permitió pasar del 40 al 100 % de cobertura en los inmuebles técnicamente medibles de la localidad. Lo que se busca en este sentido es una mayor equidad ya que cada usuario paga de acuerdo a su consumo real y no a la superficie de la propiedad. Otro objetivo es detectar técnicamente los sectores de la ciudad donde puede haber fugas no visibles, para su reparación.