El gobernador Omar Perotti, junto con el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, y su par de la provincia de Santa Fe, Adriana Cantero, participan, de manera virtual, del inicio de clases presenciales en escuelas rurales de Santa Fe

En la oportunidad, las autoridades se conectaron con directivos, docentes, alumnos y alumnas de la Escuela N° 6048 “Juana Manso” en Golondrina y de la Escuela N° 6072 “Herbert Spencer” en Tartagal, departamento Vera. El Plan de Educación de Santa Fe para el segundo cuatrimestre incluye una experiencia que iniciará este lunes en 56 establecimientos educativos con la vuelta a la presencialidad.

La elección de las escuelas se estableció teniendo en cuenta que están en zonas geográficas con bajo riesgo de contagio y mantienen el criterio de burbuja comunitaria, el personal escolar y los alumnos provienen de lugares no impactados por el Covid. Se abarcan 33 distritos (parajes o pueblos), 770 alumnos y 275 agentes escolares. Se implementará con flexibilidad y gradualidasmo según el dinamismo de la pandemia, lo que significa que si hay algún contagio se seguirán todos los protocolos y se evaluará cómo seguir.

PROTOCOLOS EN LAS ESCUELAS

La mayoría son plurigrados porque son centros educativos rurales pero también hay algunas escuelas primarias que en este casos van a empezar con los chicos de primer grado y de séptimo grado.

En el caso de los plurigrados y de poca matrícula la presencialidad es todos los días, es asistencia plena; y en el caso de grupos prioritarios, tendrán alternancia en función de cómo puedan aplicar el dispositivo de distanciamiento social porque todo esto se hace en función de los protocolos que han sido aprobados para todo el país.

El protocolo aprobado por resolución número 364 del Consejo Federal de Educación indica que todo los maestros deben concurrir con máscara o barbijo y en algunos casos preferentemente las dos cosas. El distanciamiento social se establece en todas las relaciones, en los modos de habitar el espacio escolar, el lavado de manos frecuente, la medición de la temperatura a la entrada y salida de la escuela para registrar las condiciones de salud con que se ingresa y se sale para compartir tareas.

La organización de la jornada escolar es diferente hay que cortar a la mitad de la jornada con un recreo extenso, de una media hora, para poder desinfectar todos los espacios y después volver. En esos momentos el lavado de manos permanente: cuando entran al salón, cuando salen del salón, cuando vuelven a ingresar, cuando salen y vuelven del recreo, y cuando se van a casa; y más lavado de mano que alcohol en gel, porque es mejor para los chicos.

Ante casos de contagio se utilizará el criterio del aislamiento y de los contactos estrechos.